refinanciar o reestructurar una deuda

¿Reestructurar o refinanciar una deuda?

Mi interés en escribir sobre refinanciar o reestructurar una deuda es generado por la coyuntura actual.

Actualmente el Perú viene atravesando una coyuntura económica complicada:

  1. los socios comerciales más importantes del país se encuentran prácticamente estancados, Estados Unidos y China siguen alimentando los rumores de una guerra comercial,
  2. Los precios de las materias primas (entre ellos los metales) están cercanos a sus mínimos en varios años,
  3. A ello le sumamos la inestabilidad institucional y política “reciente” del país,

No nos debería sorprender que las proyecciones de crecimiento del Perú para éste año y el siguiente hayan sido recientemente revisadas a la baja (el FMI estima un 3.7% para el 2019).

No olvidemos además, que éste contexto macroeconómico tiene un efecto casi inmediato en nuestras empresas (salvo que nos encontremos en un sector o mercado que tenga cierto “blindaje” a los efectos macroeconómicos):

i) incumplimiento de presupuestos,

ii) los márgenes de utilidad se comienzan a ajustar,

iii) los costos fijos empiezan a apretar el flujo de caja,

iv) los supuestos utilizados para invertir en ese proyecto o emprendimiento hace pocos años ya no son vigentes,

v) el pago del cronograma de ese préstamo que utilizamos para financiar el proyecto o la operación de la compañía se hace cada vez más difícil de cumplir, entre otros.

¿Qué hacemos ante ésta situación?

Lo primero es analizar los factores que están afectando su negocio (quizás con la ayuda de algún consultor externo) y analizar entre otras cosas:

i) ¿son factores coyunturales que se revertirán en el corto plazo o son cambios estructurales que requieren una revisión del plan estratégico?,

ii) ¿Sigue siendo viable mi negocio o mi proyecto?,

iii) ¿Puedo reducir mi nivel de gastos en el corto plazo?,

iv) ¿Cómo puedo optimizar el uso de mis recursos financieros con una mejor gestión del capital de trabajo?,

v) ¿Tengo activos inmovilizados de los que puedo disponer en caso los requiera?.

Todas las respuestas a éstas y otras preguntas, que responden netamente al negocio y su capacidad de seguir generando valor (económico), deben ser plasmadas en un plan de acción que debe incluir además una proyección de los estados financieros de la empresa, especialmente del flujo de caja.

Es probable que después de éste análisis se haya dado cuenta que:

i) el flujo de caja de la empresa es negativo y

ii) que parte de ese efecto es producto del pago de la deuda financiera a los bancos.

¿Qué hacer en éste escenario?

¿Reestructurar y/o refinanciar mi deuda?

Reestructurar y refinanciar son conceptos similares en cuanto a que usualmente están asociados a variaciones de las condiciones originales de un préstamo solicitado por las empresas cuando sus generación de flujos no les permite cumplir con el pago, sin embargo una empresa también puede reestructurar y/o refinanciar una deuda cuando pasa por una coyuntura positiva, esto le permite aprovechar mejores condiciones de mercado, negociar mejores tasas, establecer covenants más holgados, aumentar la “duration” promedio de su deuda, entre otros.

La principal diferencia es que cuando se habla de una reestructuración normalmente se refiere al cambio de la estructura de la deuda como plazo, períodos de gracia, cuotas, moneda; mientras que el refinanciamiento usualmente se utiliza para refrescar deuda cancelando préstamos antiguos con una nueva operación.

Luego de ésta breve explicación podemos decir que tan importante como si reestructurar y/o refinanciar  una deuda (¿Qué hacer?) es el ¿Cuándo?

¿Cuándo reestructurar y cuándo refinanciar?

A continuación se presenta un cuadro 2×2 donde en el eje vertical tenemos los resultados financieros de la empresa los cuáles pueden ser Positivos + (ratio liquidez > 1.5, ratio endeudamiento < 2.2, ratio cobertura de deuda > 1.5, flujo de caja positivo, EBITDA alto y buenos ratios de rentabilidad)  o Negativos – (todo lo apuesto a lo positivo); mientras que en el eje horizontal tenemos la coyuntura macroeconómica y de mercado que también puede ser Positivo + (crecimiento económico saludable y positivo, tasas de interés estables, buen manejo monetario, alta liquidez en el mercado, coyuntura internacional positiva, riesgo país bajo) o Negativo – (todo lo opuesto a lo positivo).

Cuadro 1
Coyuntura económica y mercado (+) Coyuntura económica y mercado (-)
Resultados Positivos
Excesos de lineas de crédito
Buenas condiciones para nuevos créditos
Evaluar reperfilar deuda
Reestructurar créditos actuales buscando mejores conficiones (tasa, garantías, etc)
Renegociar covenants
Revisar y evaluar la estructura de capital buscando ventanas para reducirla
Líneas de crédito suficientes con extensiones.
Buenas condiciones para buenos créditos
Evaluar reperfilar deuda.
Reestructurar créditos actuales buscando mejores condiciones (tasa, garantías,etc) Renegociar covenants
Revisar y evaluar estructura de capital buscando ventanas para reducirla.
Impulsar la ejecución del CAPEX
Resultados Negativos
Evaluar reperfilar deuda
Reestructurar créditos actuales buscando mejores condiciones (tasa, garantías,etc)
Renegociar covenants
Revisar y evaluar estructura de capital buscando ventanas para reducirla.
Impulsar la ejecución del CAPEX
Revisión de líneas de crédito
Preocupación por repago del crédito
Análisis de los resultados de la empresa
Plan de acción y proyección EEFF y FC
Evaluar refinanciar la deuda actual
CAPEX mínimo u orientado a eficiencias

Es así que según lo descrito en el párrafo inicial de éste artículo podemos inferir que actualmente la coyuntura económica y de mercado (eje horizontal) se encuentra aún en POSITIVO (+) pero con una clara tendencia al NEGATIVO (-) si el escenario político actual y la economía global no muestran signos de cambio. Por otro lado, si la empresa presenta resultados NEGATIVOS (-), esto nos ubica en el cuadrante inferior derecho donde aún la compañía puede aún elaborar su plan de acción y refinanciar y/o reestructurar su deuda previa negociación con los bancos los cuáles seguramente ya han observado un potencial problema en el pago de sus préstamos.

Conclusiones

Para concluir me gustaría compartir con ustedes algunas recomendaciones y conclusiones:

i) Tan importante como que el tipo de proyecto o activo en el cual queremos invertir es la estructura de capital con la cual lo vamos a financiar, seamos conservadores y mantengamos un ratio de endeudamiento saludable,

ii) Refinanciar y/o reestructurar nuestra deuda no debe ser exclusivamente en un escenario negativo, hacerlo en una coyuntura positiva para la empresa puede no sólo generar ahorros y mejorar condiciones, si no que también es parte de una adecuada gestión de riesgo para poder afrontar mejor las coyunturas poco favorables en el futuro,

iii) Antes de negociar una reestructuración y/o refinanciamiento de deuda se debe tener claro el plan de acción de la compañía, iv) Una correcta planificación financiera y control de gestión permitirá identificar potenciales problemas en la generación de flujos de la empresa y de ésta manera tomar acciones anticipadamente.

German Rivera

MBA Germán Rivera

Ejecutivo Senior y Consultor del área financiera con más de 15 años de experiencia gestionando y asesorando empresas del sector industrial y de servicios

Leer más artículos

Sobre el autor
German Rivera

MBA Germán Rivera

Socio de APEF

Ejecutivo Senior y Consultor del área financiera con más de 15 años de experiencia gestionando y asesorando empresas del sector industrial y de servicios .

¿Interesado en Afiliarte a la Asociación Peruana de Finanzas?

Escríbenos tus datos y en breve nos comunicaremos contigo

Formulario de Contacto